"Ser cultos es el único modo de ser libres" Jose Martí email:culturaroja@yahoo.es.

Wednesday, May 03, 2006

Poesia Indigena

JOSE CANACHE LA ROSA HABLA CON LA VOZ DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS
Desde Venezuela, poemas de la resistencia indígena Kariña contra el invasor.
Publicamos una breve selección de textos del poeta Kariña (etnia que habita en territorio venezolano) José Canache La Rosa, como una forma de aproximarnos al imaginario y a las vivencias del proceso de resistencia del indio venezolano ante el colonialismo, tanto en el ayer como en estos días. Como información del autor se indica que forma parte del grupo de poetas de la Mesa de Guanipa, nacido en El Tigre en 1956. Ha publicado, entre otros libros. “Piel de Maraka” (1993) y ha recibido el Premio Unico, XIII Bienal Nacional de Literatura, “Tomas Alfaro Calatrava”, genero poesía, 1998 (Ateneo de El tigre/Diario Antorcha/Anzoategui/Venezuela) y el Primer Premio, Bienal Nacional de Literatura, “Lucila Palacios”, mención poesía, 1999, (Gobierno del Estado Bolívar/Venezuela), entre otros galornados. Reside en Puerto Cruz.

SOY HUMO AREMI DE ESCUPIR AL HOMBRE DEL MAL
Boca del barranco Mi odio te seguirá
Guijarro y centella escoltando tus pasos
Me dan palos serán alambre de púas
(siempre me dan) rasgando tu piel
Pero mi cabeza hirviente de garra tensa despellejándote
Chichones lenta tenue
Sabe mantener su altivez como brasa viva
Príncipe de la guerra soy No sentirás
Cuerpo no vencido soy Mi aliento
Atontado de dolor soy temblando en tu oreja
Hinchado de cardenales soy mi palabra flecha
No derrotado soy tinta de curare
Beberé Kashiri cruzando invisible el aire
Y el polvo de los huesos hasta tu pecho
Del invasor mi odio
Su cráneo humero tibias será tu almohada
Serán el bebedizo de fiesta con tu almohada
Que compartiremos con plumón de cascabel
Para celebrar te dormirás
El triunfo del hombre frente
Al bicho.

EL AMOR ES FLAQUEZA
Que no debo permitirme
Han incendiado mi casa
Con mi gente dentro
Les vi salir enloquecidos
Mi hija de dos años
Mi padre.

1892
Todos duermen Señalo muertos y prisioneros en el pajonal
Escucho la voz del puidel Quince muertos
Invoca Canto Llama Dos prisioneros
Mañana es día de guerra Quince nudos
La voz del puidei habla en la paja entrelazados
A solas Dos nudos
Su maraka es giro lento
De la tierra
Capachos en golpeteo
Rítmico
Dormimos a pierna suelta
“El nos cuida”
Al amanecer

1692
Hemos perdido la batalla
Les siento buscarme
Herir los matorrales
Golpear las piedras
Raspar la tierra
Su cobardía
La cubren de conchas
No pelean como hombres:
Son terecayas
Ni rostro tienen: solo pelos
Despiden un olor a bicho
Muerto: repugnante
Eramos setenta y ocho
Y fueron quince nudos en la paja entrelazados
Dos nudos solitarios
Insistimos
Tenían nuestras mujeres
La bella Merica,
Esposa de caripua
Airuma, prometida
De ipuremo
Maricushi,
Mujer de aciparene
Pasticinume, antashoma,
Anacipu...
Y tascanoni, mi hermosa
Tascanoni, de voz leve como rumor de río.

POR LA NIEVE AVANZAN
LOS ASESINOS
A pasos lentos
Enfundados
En pesos abrigos van
Cubierto el rostro
Con pasamontañas van
Llenos de paciencia van
Con garrotes golpean
Cabezas de focas
Con palos machacan
Cabezas de morsas

Cachorros Padres Madres
La nieve se agolpa
De grandes manchas rojas
Una carnicería innecesaria
Para conseguir grasas
Aceites para encender
Lamparas
Que a nadie darán luz.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home